Skip to content

Fobia Social – Tratamiento

Técnicas y tratamiento de la fobia social.

La fobia social se define como el temor a relacionarse con los demás, incluyendo el miedo a ser evaluado por los otros, en cualquier situación social. Las hipótesis actuales apuntan a un mayor riesgo en los niños pequeños con conductas inhibitorias y a su desarrollo durante los años de la adolescencia, en los que las relaciones sociales cobran especial importancia.

Los síntomas son el temor a la interacción social, sufrir ansiedad grave, evitar las situaciones sociales, sufrir deterioro en algún área importante o varias de la vida y que estos temores no se atribuyan a otro trastorno o enfermedad médica.

Muchos de los que la sufren acuden a consulta tras largos años (incluso lustros) sufriendo el problema, cuando toda su vida está organizada alrededor de la fobia. Acuden habitualmente forzados por algún familiar o cuando ya no aguantan más tal situación.

Se considera que en la estructura básica de la fobia social existen cinco dimensiones en las que la persona sufre miedo y desarrolla ansiedad: ante los desconocidos, frente al sexo opuesto, a hablar en público, a expresar el malestar (falta de asertividad) y a hacer el ridículo o a quedar en evidencia.

Los estudios apuntan que el trastorno puede comenzar en los primeros años de vida en aquellos niños con un temperamento de inhibición conductual que muestran comportamientos como asustarse con facilidad ante situaciones nuevas o incluso juguetes, los que lloran en mayor medida sin justificación aparente o que presentan más miedo ante los extraños. Son niños más propensos a sufrir fobia social en la adolescencia y vida adulta y si además, en estos primeros años de vida sus padres los sobreprotegen esto les dificulta superar estos miedos. Si a esto se une que estos niños más vulnerables puedan pasar por algún tipo de trauma social como burlas de los compañeros de clase o incluso acoso escolar, las posibilidades de tener fobia social en la vida adulta aumentan.

Sin tratamiento, la fobia social puede durar muchos años o incluso toda la vida.

Lo más apropiado será siempre acudir a un buen especialista.

La fobia social es tratable y en este blog te vamos a enseñar cómo vencerla.

¡Mucho ánimo!